Alem: “Somos Canción Para Siempre”

Posted by & filed under , .

Hace ya poco más de un año, 14 de febrero del 2014 exactamente, Quiero Discos publicó “Santa Fé“, 2do disco de Alem. En esos días entreviste a Vladi Dieguez, cantante y compositor de Alem (y La Luzbel) para la nota que salió en Rock Salta nº 19. Lo que tienen acá abajo es la transcripción de la entrevista que sirvió de base para esa nota, y el audio donde Vladi explica las canciones.

Un año después, si bien hubo ensayos, Alem no presentó este disco en vivo. Mientras, Vladi sigue con La Luzbel, con los cuales está por editar su 2do disco.

Alem 2

Welcome

En un momento era Luzbel, y en el 2008 cambiamos un poco el estilo musical, y necesitábamos darle un nuevo nombre a ese estilo. Yo componía ska, y los chicos lo tocaban rock, y eso era Luzbel, ska-rock, más que ska. Y de golpe empecé a componer otras cosas, se me abrió el abanico de la composición, y ahí me enteré que era pop. Luzbel también hacía pop, pero más duro, y empecé a componer canciones más románticas, más personales. En La Luzbel todo hablaba de noche y Alem ya eran cuestiones personales, romances perdidos o ganados. La noche sigue estando, pero desde otro lado.

Luzbel fue cambiando de integrantes, para esa época ya era otra banda, solo quedábamos Pablo (Bustos, guitarrista) y yo de los originales. Justo era el Pepsi Music y en una charla con amigos sugieren Alem, y nos gustó porque era corto, fácil de decir. Después investigando sobre lo que significaba era una palabra antigua que significaba “más allá”, los portugueses lo usaban así, entonces más me cerraba. Para el Pepsi nos llaman como la Luzbel porque el año anterior habíamos ganado un concurso de Popart con Lo Que Nos Falta. Era muy loca esa etapa final de La Luzbel porque  tocábamos la mitad del repertorio pop, y la otra mitad era ska, todas letras oscuras y después todas letras lindas. Era medio raro mezclarlo así, creo que la gente no entendía mucho, por eso también teníamos la necesidad de cambiar el nombre de la banda. Y ahí arrancamos esa carrerita de 2 años de tocar mucho en festivales grandes que era lo que estábamos buscando. Con Luzbel ya lo veníamos haciendo, el primer Tucumán Rock, shows en la plaza Independencia, etc. Pero con Alem fue al revés, empezamos bien arriba, Pepsi, Electrorock, Quilmes, Babasónicos, La Vela Puerca, esos recitales que uno sueña siempre: luces, columnas grandes, retornos hermosos… decís guau, estoy jugando en primera, estaba bueno.

“Intelligent Chabón” ya sale cuando no estaban tocando…

Cuando ya teníamos el disco en la mano y estábamos trabajando otras canciones, Marcelo (Papetti, tecladista) se va a Bs As, el Vampiro (Vardiero, guitarrista y productor) ya tenía sus cosas personales allá un poquito aseguradas y también se iba, Teddy (Larreina, bajista) ya se había ido… quedamos Pablo, Emmanuel (Diez, baterista) y yo

En un momento se había hablado de irse a Buenos Aires…

Yo justo estaba siendo papá. Si me llamaban y me decían que se había armado algo, listo, yo me iba, que más quiero… Buenos Aires fue como un sueño, pero en realidad nunca se dió porque nos despertábamos. Si no era la guita era que la propuesta no estaba buena o íbamos para tocar por nada, y nunca lo logramos concretar. Bastaba con que se arme una cosa y te aseguro que el resto iba como sea. Pero no se dió, nada más. Como también la edición del disco, nunca lo editamos. Me encantaría haberlo editado,  nunca lo edité, pero era por una cuestión de dinero, nada más.

Cuando Alem estaba completamente separado, estuve un año sin tocar. Fue horrible por el hecho de no tocar, estaba siendo feliz con mi hijo, tenía mi familia pero no tocaba. Yo no soy un músico de estudio, a mí me gusta el vivo, yo lo disfruto, me encanta que me den el micrófono y hablar para todo el mundo y que todo el mundo me escuche. No tocar es tremendo, es un bajón.

Ya van a ser 3 años del regreso de Luzbel. Me hablan Teddy y el negro Walter (Soria, baterista). No podía decir que no. Cuando nos juntamos a charlar me gusta la idea, y me daba vergüencita salir a tocar lo viejo, y me senté a componer y empezamos tocando eso, que es más ska y dance hall. No tiene tanto rock como antes, que a la primera oportunidad le metían distorsión, ahora no, y las letras son parecidas a las de Alem, personales, románticas. Tiene algo de noche, porque a Luzbel no le puedo quitar eso, a Alem si, a Luzbel no le puedo quitar eso de la noche.

Volver con Luzbel fue lo mejor q me pasó, porque es donde yo me encuentro. Alem es como mi otro yo, es como más grande, es mayor. Con La Luzbel me siento joven, Alem es …maduro. Con Luzbel salto y a los 10 minutos me falta el aire, pero me siento mucho más joven que en Alem. Pasa que en Alem disfruto y aprovecho de cantar melodías que jamas podría cantar con Luzbel porque no da. Las canciones se dividen entre melódicas y bailables, entonces las bailables volvieron a La Luzbel, y lo que es melódico, donde se aprecia la canción, es para Alem. Me pasa que tocar Alem es muy fácil, por más raro que suene, es muy disfrutable, la melodía y la música te llevan. Y lo de Luzbel es un ejercicio, hacer ejercicio mientras tocás. Yo me canso.

Y aparte de eso tengo otro disco que es como un disco solista. Son canciones que no entran en ninguno de los otros 2 proyectos, los tengo todos en You Tube. Algunos tienen un videíto que hice yo, los demás son fotos y la canción, todos grabados con una acústica. Soy compositor, me gusta hacer canciones, y al mismo tiempo me gusta tocar.

Alem

Bienvenidos a Santa Fé

En el 2009 nos separamos y quedamos Pablo, Emanuel y yo. Estábamos sin saber que hacer pero con otro disco. Eso fue medio frustrante, pero las ganas de componer seguían, por eso nace Santa Fé. Quedaban canciones y las queríamos grabar.

En esa época pegamos onda con Alejandro Rodriguez, del Estudio Rojo, que contrataba a Emmanuel y a Pablo como sesionistas. Lo empezamos a grabar ahí… 2 años estuvimos grabando, porque teníamos el paso libre. Teníamos cancha para grabar, de cada canción teníamos 3 versiones. Tener la opción de tenerlo a Alejandro que nos daba un espacio en un tremendo estudio en Tafí Viejo para grabar las canciones no se podía desaprovechar, y seguimos grabado, sin tocar, por eso tenemos varias versiones de cada canción. Esas 3 versiones que teníamos del estudio, las llevábamos a la casa de Pablo y la seguíamos trabajando.

Santa fe … en un chapuzon sin aureola de un lejano oeste”. Ese era el nombre, nos quedamos con “Santa fe”, por que como la fe santa, nuestra apuesta es ciega a este nuevo Alem. Lo terminamos el año pasado. Lo subo a You Tube como despedida, decía “Alem” con letras horribles, “gente, esto era Alem” …y Marquitos Martín  (de Quiero Discos) me empieza a agitar, hagamos esto, hagamos lo otro  y me encuentro con que había una página donde se lo podía descargar, gente que le daba pelota… me llamaban para hacer notas con Luzbel y de fondo pasaban este disco, y yo no se los había dado, en Fish lo pasan siempre, a toda hora, hice notas en todos los programas…

Estoy contento con Santa Fé porque ya lo había olvidado. La gente me agito a que salga a tocarlo, mis amigos y colegas, y me empezó a gustar. A mí me decís vamos, y vamos.

Pablo tuvo un gran trabajo de producción en Santa Fé, pero no como el Vampiro (productor de “Intelligent Chabón”). El Vampiro como productor es demasiado minucioso. En “Yo la quiebro” son 20 violas, haciendo solo distorsión y acoples. Pablo fue mucho más práctico. Si es verdad que un año de esos que estuvimos viendo que hacíamos fue un poco exagerado, de grabar un montón de cosas, de tener no se cuantas versiones.. una en mayor, otra en menor, eso es locura, mambo de él.

Él decidió ser el productor de este disco porque estaba muy seguro de sí mismo. El resultado de Santa Fé es muy bueno. Es muy loco porque cayó en lo simple: guitarra, bajo, batería, que hagan lo que tienen que hacer y nada más, las canciones son simples. Hay partes q iban cantadas y después dijimos “no, saquemos la voz de acá y metamos una viola que haga la melodía”. Ese tipo de laburo tuvo. Teníamos 15, 16 canciones, y quedaron 7. Seguir laburando iba a ser para que Pablo se queme la cabeza

Pablo le dio un toque muy lindo a todo el disco, supo interpretar muy bien las canciones en cuanto a las guitarras. Algo que nos quedaba pendiente a nosotros era que  “Intelligent”, si bien suena tremendo, sentimos como que las guitarras quedaron atrás, y son guitarras que tienen personalidad. No en todos los temas, pero sentíamos eso. Entonces en este disco, siendo él el guitarrista, le dio prioridad a las guitarras y ese espacio para que toque cosas simples, que parecen una pelotudez, pero embellecen ese momento de la canción. Fuimos por lo simple y que se entiendan bien lo que está haciendo.

Y en este disco Pablo toca guitarra eléctrica, acústica, charango, bajo, piano, pero es porque tuvo ese tiempo. A él no le gusta mucho cantar, tiene voz, pero lo suyo para él es tocar y producir. Es muy desordenado para componer pero no así para producir, ahí se pone en detallista, como el Vampiro, pero no tanto.

¿Porque esas 7 canciones?

Primero, porque eran las que estábamos preocupadísimos de que entren.  Segundo, había canciones que pertenecían a otro disco. Queríamos un disco fresco, alegre, sentimental, porque no bailable también, pero que sea fresco. No tiene ninguna canción que sea un bajón. Estas 7 canciones representan el momento en que estamos. Tienen un toque de melancolía, pero al mismo tiempo son bailables y tienen melodías únicas que solo las pudimos aprovechar porque la producción lo dio. Por eso quedaron estas 7.

Alem 3

Mas Allá

Para mediados de marzo (2014) quiero presentarlo, ya están hablados los músicos… vamos a tocar los 2 discos y listo. Si después de ahí dá para más, ninguno va a tener problema, pero después de la presentación no sé que sale. Capaz que no toco más, o…

El proyecto está bueno, la gente que se sumo ahora (Luis Gomez Salas, Sergio Cabudo Contreras, Matota, Luciana Tagliapietra), ellos mismos me agitaron. Quiero Discos, Marquitos, que puso esa onda de organizar un poco. Yo no hago un carajo, antes lo hacía todo yo y me volví loco. Entonces dejándole esa parte a Marcos y con los músicos que solos quieren ir a ensayar, no tengo q ir llamándolos… es buenísimo. Ojala de para más, había posibilidades de ir a Salta, yo chocho me voy.

Disfruto mucho de cantar tanto en Alem como en la Luzbel, y con buenos músicos haces 2 ensayos y tocás. El otro día estábamos tocando con Gómez un ratito y ya hacía todo, no es ni siquiera difícil para él.

Ojala dé para más, me gustaría tocarlo más. Y grabar el tercero también, que lo tengo ahí y es mucho más popero. Son canciones que me gustaría grabarlas, depende de cómo vaya con este lo voy a grabar. Vamos a ver q pasa. Por ahora estoy disfrutando lo que genera Santa Fé, reunir la banda, que no lo podía hacer solo, y que lo logre el disco me parece genial

¿Habrá edición física?

No sé, yo creo q si con la presentación llenamos y queda algo de dinero posta que sí. Es como un premio.

Canción x Canción

“Félix” es entre mi hijo y mi mujer, de cuando me entero que iba a ser papá, y nace Félix, porque estuvimos como un año y medio o 2 buscando para tener un hijo y no podía. Matota (César Javier Gómez) toca el violín.

“Delirance” habla de esa pareja que esta borracha con los amigos, los amigos te dejan en banda, y vos estás con tu novia así arrastrándola, “vamos, vamos”… eso es “Delirance” visto desde afuera. A la noche no la puedo dejar. Tiene noche, te cuenta de la noche, pero no la agita.

“The Ultimo” es una canción que estaba en tono menor. Habla de la culpa, cuando haces algo y te hacés cargo, y sentís la culpa. De eso habla la letra. Cuando la tocábamos con la banda, sonaba muy violento, yo no quería eso, quería que suene más fresco. Pablo me dice que la pasemos a mayor. Cuando hacemos eso se transforma en otra canción. No me encontraba cantándola y le digo a Luciana (Tagliapietra), la aprende, la cantó y listo. Y terminó siendo así por ese cambio de tonalidad, se abrió un montón, quedó más linda, tiene un punteo lindo, tiene un momento de silbido lindo, y en Luchi queda muy bien.

“Lunadei” le pongo así por Gianni Lunadei, el actor de Mesa de Noticias, que siempre decía la famosa frase “Le pertenezco”. Yo tenía idea de meter un montón de cosas, pero terminó muy simple, guitarra, bajo, batería, charango, y así quedó hermoso. Yo le quería meter trompetas, y no sé qué más. Es para mi hijo, para el momento que estaba pasando de tener familia, ser papá… me puse a componer cosas muy personales, muy dedicadas a mi hijo. En cuanto a letras, Santa Fé es el disco más personal que tengo.

 “Los Quien” es como un descargo. En algún momento viví esa cosa adolescente de “vos compones, vos tocas, cantas, sos rarito, vos te hacés el loquito, vos te drogas”. Es como el bullying a los músicos cuando no entienden que son músicos. Es una canción que se las dedico a los músicos, habla de eso, de quien es el compositor y porque compone. Lo canto a dúo con Luchi, me parecía hermoso que lo cante conmigo. Me encanta cantar con ella porque a la par de Luchi me veo lindo, me hace ver lindo.

“Flotante” es un mambo. Pablo tenía la melodía, le puse un par de letras, le acomodé la canción. Es una canción de alguien que está llamando una mina para q venga, de eso habla, nada más.

“Sentidos” es una canción de Pablo. Habla de un momento en su vida en el q no quería q le rompan las pelotas.. y le rompían las pelotas. Tiene muchas comparaciones, Pablo me hace acordar a Drexler cuando compone, compara cosas todo el tiempo. La canción empieza con una comparación y la letra me gustaba mucho, es genial. Cuando la empecé a cantar lo hacía yo solo, y siempre me sonaba en la cabeza que había mucha gente cantando, no sé xq, y al final la terminamos cantando con Pablo los 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *